sábado, 21 de febrero de 2009

DOMINGO

.
.
...............................................““Se mata a un niño” Ese título, en
...............................................lo que tiene de fuerza indecisa, es el
...............................................que, en definitiva, ha de recordarse.”

...........................................................................Maurice Banchot


Hubiera

---ésta tristeza por la tierra
que soporta el sopor de mi hombría,
donde el pino y el paraíso y el sauce
del Parque de la Independencia, en el
eterno alborear del despojo del paisaje,
son transidos por las bocas del hambre---

advenido del diamante, o del
difuso edén de alguna infancia
en caída siempre remuriendo, re-
creándose en el cárdeno, duro
sacramento dócilmente sostenido
contra el sol feraz del alba?.

O hubiera ---éste letargo alcoholado
que fuga de dónde?, y tan vehemente,
hacia el color en tiempos dulce
del fruto suspenso en la fronda,
soleado de lado, ladeado por el canto
vespertino de unos pájaros---

de tallar la pena, restañarla en piedra,
abismarla hasta la órfica
derrota del alma con esplín
en los ojos y Apolo en la palabra?.

O nomás no hubiera, nomás
nada y se tratara

---ahora, tendido en la greda
del Parque de la Independencia,
en el instante más letárgico o
menos litúrgico
de una ascensión solar que oblitera
las posibilidades del sueño---

de matar por matar
al niño que no podría morir, no
sabría morir, que
ni siquiera somos, ni siquiera
fuimos sino en los Otros?

.