miércoles, 19 de marzo de 2008

TERAPIA INTENSIVA

.
A cinco tajos académicos la vida
late a cinco puentes, pulsa la espera
de la luz que vuelva el golpe al cardio,
al tuyo al mío, que tanto te quiero
padre tu no sabes…

Alejandro triste, destriza calmo
un lejano papel de caramelo y ve
la puerta délfica del “parte” con desdén
como si Dios fuera a venir, como si
se le hubiera hecho ya costumbre.

Madre mientras, medra levemente
medrosa me roza la camisa abierta
y teje de espaldas, rebaja el rezo, baraja
cada pulso en cada lágrima, como
para amainar los guardapolvos.

Patea en diástole, anda, dime quién
corazón si paras signará los cargos,
las formulaciones las afirmaciones
de años, o forjamientos de horizontes
bien clavados, bogados abogados
con fatiga a salvo el sábado, y el sueño
huérfano de ojearme justo el traje.

.

3 comentarios:

Guillermo Coda dijo...

Este poema forma parte del libro "Germinal", libro que actualmente se encuentra en la Editorial para su pronta publicación.

Anónimo dijo...

guille, amigo mio, la verdad lei lo que publicaste en este sitio, y te felicito, muy bueno, la verdad sos una persona muy sencibilizada con todo lo que lo rodea, muy bueno todo.
un abrazo grande, martin.

Cíclopa dijo...

me gusta